viernes

LAS CIENCIAS AUXILIARES DE LA HISTORIA

El estudio histórico, debido a su gran complejidad, necesita la colaboración de otras disciplinas, a las que tradicionalmente se ha denominado ciencias auxiliares de la Historia. Este término es válido siempre que se entienda que son ciencias totalmente autónomas y con una metodología propia y únicamente cuando son necesarias para la investigación histórica se convierten en auxiliares de ésta.
Actualmente se distinguen dos tipos de ciencias auxiliares, en función del momento del proceso de investigación en que se utilizan. Así, se puede hablar de ciencias auxiliares y ciencias colaboradoras.

Las ciencias auxiliraes conectarían con el momento inicial del trabajo del historiador es decir, con la búsqueda de documentos históricos y la crítica externa de las fuentes.

Las ciencias auxiliares son:



o La Epigrafía. Analiza las inscripciones (textos) sobre materiales duros. Es muy utilizada en el estudio histórico de los períodos antiguo y medieval, por ser muy numerosos los documentos grabados en piedra que pertenecen a estas épocas, especialmente griegos y romanos.





o La Paleografía. Estudia las escrituras antiguas con el fin de descifrarlas; también se encarga del estudio de los materiales y útiles gráficos. Esta disciplina abarca toda la variedad de tipos de escritura que existe en el mundo, y se han desgajado en ella la paleografía griega, la romana y la medieval.






o La Numismática. Tiene por objeto fundamental el estudio de las monedas así como los troqueles de éstas y de su difusión. Intenta demostrar la autenticidad de monedas y medallas.


o La Papirología. Investiga los textos sobre papiros y es fundamental para el estudio de la historia egipcia. Esta ciencia en un principio, estuvo incluida dentro de la Paleografía pero ante la abundancia y localización de textos escritos en papiro se independizó tomando identidad propia.


o La Diplomática. Aborda el estudio de los documentos oficiales, estableciendo su autenticidad, su fecha y su valor.






o La Sigilografía se encarga de estudiar los sellos, éstos proporcionan testimonios de las relaciones sociales, al tiempo que identifican la procedencia del documento. También es interesante es estudio de las matrices, pues sirve para la datación del sello.








o La Onomástica. Analiza los nombres propios y comprende distintas variedades: la toponimia (nombre de lugares), la hidronimia (nombres de ríos) y la antroponimia (nombres de personas).

o La Genealogía. Se encarga del estudio y la búsqueda de las fijaciones (el árbol familiar).








o La Heráldica. Tiene por objeto el estudio de los blasones de familias, de ciudades, etc.





o La Cronología. Trabaja en la datación de los hechos históricos. Desde la antigüedad se han introducido divisiones artificiales en el desarrollo del tiempo, llegándose a la creación de calendarios. El conocimiento de estos métodos de medir el tiempo es el principal objeto de esta ciencia.


Para saber más:

1 comentario:

gabriela dijo...

muy completo me gusta bastante excelente